lunes, 19 de enero de 2009 | |

"Arrésteme Sargento y póngame cadenas, si soy un delincuente, que me perdone Dios".

La increíble vida de un perro, preso en el Destacamento del Barrio La Orilla, que espera desde hace diez años por su condena o su absolución por parte de la Justicia Santafesina. "Chiquito", una historia recogida en las calles de la ciudad.

El canino está detenido desde hace unos diez años, a raíz de una denuncia policial de un vecino de la segunda localidad del departamento Las Colonias, por una supuesta mordedura a un vecino sancarlino.

De acuerdo a los datos extraoficiales brindados por los vecinos -que no son seguros en este aspecto- el can fue detenido por el personal policial de acuerdo a lo que habría dispuesto el Juzgado de Instrucción de la Séptima Nominación en lo Penal de Santa Fe.

Lo seguro es que el perro vino detenido y sigue preso.

Después de unos diez años, su caso todavía no fue resuelto por la Justicia.

Vecinos indicaron que en la década del ´60, un gallo fue demorado en el Destacamento acusado de comer el maiz de un vecino. El gallo pertenecía a una familia que residía en Rivadavia y Laprida.

DEBO RECORDAR NO IR DE VACACIONES POR ESOS PAGOS VIÓ, DIGO, POR LAS DUDAS.... PICHICHITA

0 comentarios: